martes, 30 de septiembre de 2008

"El extraño caso de cangurito"

Cangurito se asomó al exterior desde el bolsillo de mamá Cangura. “Hummm......." ¡Qué grande es el mundo! ¿Cuándo me dejarás salir a recorrerlo? “Yo te lo enseñaré sin necesidad de que salgas de mi bolsillo. No quiero que conozcas malas compañías, ni que te expongas a los peligros del bosque. "Yo soy una Cangura responsable y decente”. Cangurito lanzó un suspiro y permaneció en su escondrijo sin protestar. Ocurrió que Cangurito empezó a crecer y lo hizo de tal manera que el bolsillo de mamá Cangura se rompió por todos lados, ¡Te prohíbo que sigas creciendo! Y Cangurito obediente dejó de crecer en aquel instante. Dentro del bolsillo de mamá Cangura comenzó Cangurito a hacer preguntas, acerca de todo lo que veía. Era un animalito muy inteligente y mostraba una clara vocación de científico. Pero a mamá Cangura le molestaba no encontrar a mano las respuestas necesarias para satisfacer la afanosa curiosidad de su pequeño hijo. ¡Te prohíbo que vuelvas a hacer preguntas! Y Cangurito que cumplía a la perfección el cuarto mandamiento, dejo de preguntar y con cara de cretino aceptó la orden de su madre. Un día, las cosas estuvieron a punto de volver a su normalidad. Ocurrió que Cangurito vio cruzar ante sus ojos una Cangurita de su misma edad. Era el ejemplar más hermoso de la especie. “Mamá quiero casarme con esa Cangurita”. ¡Oh!. ¿Quieres abandonarme por una Cangura cualquiera? Este es el pago que das a mis desvelos. ¡Te prohíbo que te cases! Y Cangurito no se casó. Cuando mamá Cangura murió, vinieron a sacar a Cangurito del bolsillo de la difunta. Era un animal extrañísimo. Su cuerpo era pequeño como el de un recién nacido, pero su cara comenzaba a arrugarse como la de un viejo animal. Apenas tocó la tierra, su cuerpo se baño en un sudor frío. Tengo...tengo miedo a la tierra, parece que baila a mí alrededor. Y pidió que le metiesen en el tronco de un árbol. Cangurito pasó el resto de sus días asomando el hocico por el hueco del tronco. De cuando en cuando se le oía repetir en voz baja: “! Verdaderamente, que grande es el mundo...!”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal